Publicado el Deja un comentario

El aprendizaje de un segundo idioma en el niño

El aprendizaje de idiomas en el niño mejora su rendimiento escolar y les permite desenvolverse mejor en la vida. Es conveniente que los niños desde muy pequeños se familiaricen con un segundo idioma. Si este aprendizaje resulta difícil, sería necesario saber qué es lo que le puede estar ocurriendo y qué debemos hacer para ayudarle en cada momento.

¿Por qué es importante aprender un segundo idioma?

Actualmente, en los tiempos que vivimos aprender un idioma es más una necesidad que algo opcional. La competencia del mercado laboral y el avance tecnológico son dos factores que determinan el aprendizaje de idiomas. Son muchas las personas adultas que buscan academias o cursos rápidos de inglés, por ejemplo. Incluso las empresas han desarrollado actividades de formación continua de idiomas para sus empleados.

Si pensamos en el futuro de nuestros hijos, no cabe duda que una de las mejores cosas que podemos hacer por ellos es darles la oportunidad de aprender un segundo idioma desde muy pequeños.

Muchos estudios demuestran que el aprendizaje de idiomas desde muy temprana edad genera beneficios en el niño que repercutirán de manera muy positiva sobre su inteligencia. Entre ellos se pueden destacar los siguientes:

  • Mejora su capacidad de comunicación
  • Su mente se vuelve más flexible y creativa
  • Mejora las habilidades de resolución de problemas
  • Consigue más facilidad para aprender otros idiomas
  • Aumenta su rapidez mental
  • Mejora la concentración y la atención selectiva.

¿Es necesario que los padres sepan un segundo idioma?

No, no importa que los padres no sepan otros idiomas. Muchas veces pensamos que así no le podremos ayudar porque en casa no podrá practicar y eso no es cierto. Existen materiales educativos que, por sus características, permiten que el niño se divierta además de enseñarles desde lo más sencillo, por ejemplo el abecedario en otro idioma, canciones o cuentos más complicados.

Lo importante es acercar al niño el idioma deseado para aprender. Así tendrá la oportunidad de escuchar dos idiomas distintos, ya que la base de este aprendizaje recae fundamentalmente en la «audición». Se trata de educar el oído del niño, ya que como se ha demostrado, el nervio auditivo del bebé está desarrollado desde el tercer trimestre del embarazo y, por tanto, desde ese momento ya podemos ponerle en contacto con un segundo idioma a través de canciones. Los niños que se familiarizan con otro idioma antes de los 5 años, tendrán la facilidad de asimilarlo de la misma manera que su lengua materna.

Si los padres dominan el idioma que el niño está aprendiendo, o por lo menos uno de los dos, lo que nunca deben hacer es hablar al pequeño en los dos idiomas de forma alternativa y en cualquier contexto. Es importante que el niño relacione el contexto y la persona concreta con una lengua determinada.

Niños que presentan dificultades para el aprendizaje de idiomas

Los niños que con más frecuencia van a presentar problemas a la hora de aprender un segundo idioma son aquellos que manifiestanretrasos madurativos del lenguaje. Es decir, aquellos que todavía no dominan su propia lengua materna y se les está exigiendo el aprendizaje de un segundo idioma que desconocen por completo. Ante estos casos debemos reforzar en mayor medida su propio lenguaje y presentarle a nivel de ilustraciones, juegos y palabras aisladas el segundo idioma.

Los niños con dislexia (que confunden en la lectura y más en la escritura el orden de las letras) tendrán más riesgo de retrasarse en el aprendizaje de un  segundo idioma. Para ellos sería conveniente practicar la escritura de las palabras a través de juegos electrónicos, ordenadores bilingües o libros para memorizar y fijar bien las palabras y las letras.

Aquéllos que presentan un trastorno de atención les será más complicado también ya  que el esfuerzo que tienen que realizar para discriminar sonidos será muy grande. Con estos niños lo mejor es trabajar a través de ordenadores bilingües porque les ayudarán a mantener la atención mediante los sonidos, los colores, las luces y sobre todo la posibilidad de poder interactuar con la pantalla. Trabajar con ellos durante su aprendizaje será fundamental para asegurarnos un progreso adecuado.

Es importante que todos los padres familiaricen a sus hijos desde bebés con nuevos idiomas a través de actividades y de materiales preparados para ello. Crear un momento al día y un espacio donde el niño identifique que es la hora de escuchar otro idioma, será fundamental para su correcto aprendizaje.

No te preocupes si no sabes hablar ese nuevo idioma que le quieres enseñar a tu hijo, porque lo importante realmente es darle la oportunidad de aprendizaje que seguramente tú no tuviste.

Es conveniente que desde muy pequeños los niños se familiaricen con un segundo idioma. Los beneficios no solamente van a ser intelectuales sino que van a formar a niños seguros de sí mismos y con facilidad para establecer relaciones sociales.

Deja una respuesta