Publicado el Deja un comentario

De viaje con los niños

Llega el verano y es el momento de disfrutar de unas merecidas vacaciones. Viajar con niños implica una serie de condiciones especiales que muchas veces crean dudas a los padres cuando se trata de escoger un destino turístico. Sin embargo, es posible hacer turismo con nuestros hijos, sólo es necesaria una buena planificación.

Hacer turismo con niños puede resultar agotador si se olvida que requieren una atención especial. Para evitar que el viaje se convierta en un acontecimiento estresante, es importante  prepararlo con antelación, eligiendo un destino interesante y organizando actividades que atraigan a los pequeños.

Viajar con niños puede ser un placer si sabemos organizar bien el viaje

La organización de cualquier viaje en familia pasa por animar a los niños a que participen en su planificación. Así lograremos que se entusiasmen y que asimilen mejor las nuevas experiencias  que van a vivir.

Es posible adquirir guías turísticas especializadas en viajes en familia que nos ayuden a organizar el viaje con niños. Este tipo de guías suelen proponer los alojamientos que mejor se adaptan a los niños, informan de tarifas especiales y descuentos para niños, señalan los lugares de interés infantil que tiene cada ciudad…

Al igual que los adultos consultan este tipo de guías para planificar el viaje, los niños deben tener también la oportunidad de poder acceder a guías infantiles.  Es recomendable proporcionarles una guía dedicada a la ciudad o país que vamos a visitar, en la que el niño pueda consultar mapas, conocer las costumbres de sus habitantes, los platos típicos, los monumentos, los museos… También son adecuadas las guías dedicadas a un museo concreto o a un pintor cuyos cuadros tendremos oportunidad de ver. La mayoría de estos libros incluyen además ejercicios que el niño debe ir completando a lo largo del viaje, que convierten las vacaciones en una actividad educativa además de lúdica.

El viaje empieza antes de salir de casa

Además de implicarles en la planificación del viaje, un recurso sencillo y muy útil es dejarles que ayuden a hacer las maletas y a preparar los juguetes que van a llevar.

A la hora de escoger un destino turístico para viajar con niños deberemos de tener en cuenta cuestiones básicas como el transporte (coche, avión, tren, barco…), o el alojamiento (camping, hoteles para viajar con niños, casas rurales, complejos turísticos…). Además, es importante elegir con antelación las visitas que haremos a los lugares de interés, sin olvidar que cuando viajamos con niños no podemos hacer esos maratones de ver todo lo que se pueda en un día. Hay que adaptarse a los horarios y ritmos de nuestros hijos y esto debe pensarse a la hora de planificar el viaje.

Elegir bien un destino

Una buena estrategia es combinar lugares de interés cultural o histórico con lugares de entretenimiento. Además de los museos de arte e historia, la mayoría de las ciudades cuentan con museos muy atractivos para los pequeños, como museos interactivos de ciencia, museos de cómics, de coches y de carruajes, de juguetes, de muñecos… Por otro lado, los zoológicos son uno de los mayores atractivos para los pequeños y todas las ciudades importantes suelen tener uno.

Viajar a destinos que implican desplazarse en tren o en avión puede parecer al principio un problema. Sin embargo, las compañías ferroviarias y aéreas están acostumbradas a manejarse con niños y han ido mejorando y solucionando algunos problemas o dudas. Lo mejor en estos casos es informarse de las comodidades, descuentos y beneficios que ofrece cada compañía y aprovecharlos.

Los viajes en coche pueden resultar largos y cansados para los niños, que deben permanecer dentro de un espacio cerrado sin mucha posibilidad de movimiento durante horas, lo que puede llegar a volverlos irritables y malhumorados. Sin embargo, es posible convertir estos viajes en espacios para el aprendizaje y el entretenimiento. El viaje en coche puede convertirse en una experiencia educativa.

Recomendaciones para viajar en coche

A continuación tienes una serie de recomendaciones que puedes poner en marcha en el viaje en coche con niños:

  • Ten siempre a mano cintas de música para que puedan cantar sus canciones favoritas. También son recomendables las cintas de cuentos contados, de chistes y de adivinanzas.
  • Algunos juegos de mesa, como las cartas, el parchís o la oca son un magnífico recurso en las paradas y áreas de recreo de la carretera.
  • Una pelota, unas raquetas de badminton u otros juegos de aire libre sencillos son ideales para estirar las piernas durante las paradas en las áreas de servicio.
  • Un dvd portátil que puedas colocar en los asientos traseros del coche hará las delicias de los niños que se distraerán viendo sus películas favoritas. Es recomendable alternar películas de entretenimiento con dvds educativos que les ayuden a pensar y a aprender.
  • Mirando por la ventana hay un montón de juegos que inventar: contar objetos, reconocer colores, buscar animales…
  • Se puede jugar a juegos sencillos y divertidos de adivinanzas, palabras y astucia que fomenten el desarrollo intelectual del niño.
  • Siempre es una buena idea recuperar los juegos infantiles tradicionales: «veo, veo», «palabras encadenadas», «piedra papel tijera», «la forma de las nubes»… que lograrán activar la mente de los niños además de entretenerles.
  • Si viajas con bebés recuerda que les encantan los sonajeros de diferentes colores y sonidos, los libros de tela y de plástico, los muñecos blandos, las cajitas de música y los objetos de distintas texturas.

Por último, recuerda que es importante que los juguetes que llevemos dentro del coche no sean grandes ni pesados, para que en caso de frenazo brusco o accidente no se conviertan en peligrosos proyectiles.

Deja una respuesta