Publicado el Deja un comentario

7 ideas para jugar en familia en Halloween

En Halloween los niños se disfrazan de aspecto terrorífico, fantasmas, brujas, o esqueletos. Recorren las calles con otros niños pidiendo caramelos al son de “truco o trato”. Es una ocasión ideal para organizar una tarde de actividades, pasar una tarde terroríficamente divertida, además de favorecer el juego dramático o de imaginación en los niños.

La fiesta ha de comenzar con los disfraces ya que ésta es una actividad muy divertida para los niños. ¿Quién no recuerda cuando se disfrazaba con la ropa de su madre, se ponía sus tacones, o se pintaba con su maquillaje?. Con los diferentes disfraces de Halloween el niño participa del juego dramático, en el que se representa una situación, real o imaginaria y al convertirse en un fantasma, drácula o una bruja, accede a un mundo imaginario en el que va a experimentar nuevas experiencias.

Jugando el niño se convierte en protagonista de la historia y sin darse cuenta está estimulando su imaginación y creatividad, mejorando su seguridad y autoestima, además de desarrollar diferentes formas de expresión, entre ellas la oral, los gestos y la interpretación.

Actividades educativas en Halloween

Puedes organizar algunos juegos educativos dentro de tu casa, en el jardín, patio o zona común de vecinos, para divertir a los pequeños monstruos y proponerles tú el “truco o trato” y, de paso, estimular la creatividad e imaginación infantil.

    • Prepara la calabaza. Recuerda que no debes olvidar hacer la calabaza, con una cara terrorífica, e iluminarla para colocarla en la ventana o la habitación. Las pipas sobrantes se pueden cocinar, esparciéndolas con sal y tostándolas en el horno. También les resulta muy entretenido a los niños cocinar divertidas galletas con las formas típicas de Halloween.
    • Busca caramelos. Para ir a buscar los caramelos a las casas, los niños previamente han podido preparar como manualidad un bote decorado. Pueden utilizar cartulinas, ceras, témperas, para pintar calabazas o fantasmas.
    • Carreras soplando el fantasma. Dibuja y recorta fantasmas en un folio blanco. Traza un pequeño recorrido en línea recta. Haz grupos de niños y coloca en el suelo un fantasma por grupo. Los niños deberán ir y volver soplando el fantasma que está en el suelo. Gana el grupo que antes complete el recorrido. De esta forma se estimula la motricidad en los niños.
    • Adivina y memoriza. Elabora diferentes partes del cuerpo y colócalas sobre una mesa en varias bolsas, por ejemplo, 5 ó 6 bolsas sin que se vea lo que hay en el interior. Puedes poner uvas peladas que serían los ojos, espaguetis cocidos los intestinos, guantes de látex inflados que serían las manos, cáscaras de naranjas que harían de lenguas y puré de plátano que serían los sesos aplastados. Puedes sugerir a los niños lo que van a encontrar, ya que uno por uno tendrán que meter las manos en cada bolsa, adivinar y recordar lo que hay y después escribirlo en un papel. El que mejor lo adivine ganará más caramelos.
    • Crea un monstruo. Proporciona tijeras, rotuladores o ceras y cartulinas a los niños. Invítales a que creen diferentes monstruos y establece premios diferentes en función del monstruo más simpático, más escalofriante…mientras tanto puedes ir preparando la merienda para los niños.
    • Improvisa un disfraz de momia. Puedes hacer dos grupos de niños y darles a cada uno un rollo de papel higiénico, cada 5 vueltas de rollo, deberá cambiar el niño que da las vueltas alrededor del cuerpo del niño al que se le está haciendo este improvisado disfraz. Ganará el grupo que más rápido termine.
    • Juega a Preguntas y Respuestas. Prepara una pequeña historia de Halloween y del Día de Todos los Santos, para contar a los niños. Ten elaboradas unas cartulinas a modo de preguntas con varias respuestas, para asegurarte de que han aprendido todo lo que les has contado. De esa manera, refuerzas su aprendizaje.

Anímate a compartir una tarde divertida en casa en familia y con otros niños. Utilizar nuestra casa como lugar para educar y entretener, estimular la imaginación y creatividad de nuestros niños y evitar la televisión como única compañera de juegos.

Halloween es un buen momento para favorecer las habilidades de relación y socialización de los niños, aprender nuevas costumbres de otras culturas o reforzar las propias, y compartir juegos y momentos en familia que refuerzan las relaciones familiares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *